Prometo no volver a pensar que lo que hace Penélope está chupao. Prometo no volver a reírme de un Bisbal que no da para más. Y es que, a parte de actuar o cantar, hacen algo más que tiene su aquel: las entrevistas.

Hacer una buena entrevista es complicado, sí, no le quito el mérito al entrevistador o redactor de turno, pero… madre mía que difícil es responder a una entrevista diciendo cosas sensatas, porque chorradas se nos ocurren a todos. A mí a la primera, que soy muy dada a las patochadas. Un don con el que nací, ya ves tú.

Si contestar a una entrevista ya resulta complicado, no quiero imaginarme cómo será eso de contestar a 200 medios, uno tras otros, mientras promocionas una peli o un disco. Vaya rollazo. Y qué difícil intentar decir siempre lo mismo de distinta forma, para que todos tengan sus declaraciones únicas. Y, por supuestísimo, que no tengas que arrepentirte luego de lo que has dicho. Que esa es otra.  Escucharte diciendo una sarta de tonterías es duro. Muy duro.

Os estaréis preguntando qué bicho me ha picado hoy con esto de las entrevista… ¿Pero aún no me veis venir? Pues todo esto es porque hoy me han entrevistado. Para la tele. A mí. ¡A mí! ¿Y de qué iba a hablar una mujer nopuedoconmialmaporquemelevantoalasseis como yo para un medio como este? Pues hablaba de…redoble de tambores… ¡Crepúsculo! Hala. Ahí es nada. Hablar de Crepúsculo justo el día del estreno de la última película en España.

Supongo que recordaréis mi historia de Crepúscula Perdía. Pues una amiga de la facultad lo leyó, un amigo de esta amiga necesitaba fans de Crepúsculo, mi amiga mandó al amigo el post de mi blog y al amigo de mi amiga le gustó lo que leyó. ¿Resultado? Entrevista con encanto. Y a mí con lo que me gusta una cámara…no pude decir que no.

La verdad es que ha sido divertido. No tenía ni idea de qué me iban a preguntar y, por tanto, ni idea de lo que yo iba a contestar. Madre mía. Estaba como antes de entrar en un examen. ¿Me lo sabré? ¿No me lo sabré? o lo que es peor ¿experimentaré en primera persona lo que significa “quedar a la altura del betún”?

Así que he pensado que si alguno/a de vosotros/as decide pasar por esta experiencia alguna vez puede interesarle mi decálogo, muy socorrido para momentos en apuros.

DECÁLOGO DE LA (IM)PERFECTA ENTREVISTADA.

1.) Intenta no levantarte a las 6 de la mañana si tienes una entrevista para la tele. Hay cosas que ni el sombra aquí y el sombra allá puede solucionar.

2.) Intenta no realizar la entrevista al lado de tu trabajo. Puede despistarte e influir en las tonterías que digas cuando veas pasar a algún compañero que abre los ojos como platos cuando te ve con micrófono incorporado.

3.) Cuando el redactor te haga una pregunta clara y tú te vayas por las ramas contestando lo que te da la gana, sonríe. Todo el mundo se preguntará qué demonios estás diciendo, pero estarás taaaaaan mona.

4.) Intenta utilizar el registro apropiado. Decir que el protagonista de la peli sale despachurrado no mola.

5.) Intenta utilizar el vocabulario correcto. Decir que el protagonista de la peli sale desapachurrado cuando lo que querías decir es que está esmirriado mola aún menos. Tranquila, esto podemos justificarlo por los nervios y con suerte no aparecerá en la entrevista.

6.) Si el redactor se rie con alguna ocurrencia que tengas, memorízala. Esa es buena. Podrás recurrir a ella en alguna otra ocasión cuando no tengas ni pajolera de qué contestar.

7.) Si el redactor te hace dos veces una pregunta muy parecida, pregúntate: ¿Qué he contestado mal? Y mientras te lo preguntas, sonríe.

8.) Intenta no hablar demasiado mal de lo que se supone que tienes que hablar bien. Que sí, que ya sabemos todos que te han gustado más los libros, pero estás aquí para hablar bien de la peli, ¿o no?

9.) Si tus esfuerzos son infructuosos y no consigues hablar demasiado bien de la peli, entonces  intenta mantener tu anonimato entre los fans más fanáticos de Crepúsculo.  Puede funcionar un mensaje amenazante al redactor para que no aparezca tu nombre por ningún lado. Eso sí, manda el mensaje con una bonita 🙂

10.) No importa lo bien que lo hagas durante la entrevista. Siempre, y digo siempre, aparecerán las mejores ocurrencias de la que vuelvas a casa en coche cuando el cámara y los redactores ya estén muy lejos para captar esa gracia y salero con la que podrías haber contestado a la pregunta.

Y sí, para quien tenga curiosidad en saber cómo ha sido mi experiencia televisiva como Crepúscula Perdía, solo tenéis que sintonizar La 2 de TVE el próximo jueves 15 de noviembre y ver Días de cine” (del minuto 12:35 al 17:45). Si no sabéis quién soy, buscad a la que sonríe y dice “despachurrado”. Fácil, fácil.

Anuncios