Mi padre dice que un tonto hace cientos, si le dan lugar y tiempo…

Archivo de la categoría: Cosas de mamá

Los padres somos muy del refranero popular. Vamos, que levante la mano quien nunca haya padecido en sus carnes aquello de “cómo se nota que sarna con gusto no pica” o el “¡ay, hijo mío! ¡a lo hecho, pecho!” o -y esta es más del tipo de las que solía escuchar yo- “a quien come y canta, juicio le falta”. Pues eso. Para muestra, un botón. Que los padres son muy del refranero popular.

Sigue leyendo


¿Conoces a alguien que lo sepa todo sobre niños? Sí, me refiero a ese tipo de personas que hablan y hablan y hablan sin parar sobre cómo educar a los hijos y cómo comportarse con ellos ante situaciones conflictivas con ese tonito de superioridad de “esto no deberías de hacerlo nunca así porque te va a pasar factura, ya verás, tú niño será un delincuente como sigas así”. Sí, sí, de ese tipo de personas.

Pues ¿sabéis qué es lo que más me llama la atención? Ni el tonito, ni el discurso, ni flautas. A mí lo que me alucina de verdad es que, en un altísimo porcentaje, suelen ser personas que aún no tienen hijos; pero, claro, como están leyendo mucho sobre el tema, o se tragan todos los capítulos de Supernanny, o como tienen primos lejanos pequeños, pues ya lo saben todo. Y te dan una lección sobre cómo cuidar o educar a tu hijo, así, sin venir a cuento. Y lo más curioso de todo es que tú, justo antes de ser madre/padre, te sabías la teoría igual de bien.

¿Quién dijo que criar y educar un hijo era sencillo?

Sigue leyendo


Siempre me ha gustado la música y cantar, mucho, mucho. Pero no os vayáis a pensar que tengo buen oído musical, que toco el piano o que canto como Adele. Yo soy más del desafine, eso sí se me da requetebien. O como está harto de recordarme mi padre “Tú no cantas. Tú ladras, hija, ladras”.

Pero yo nunca me he venido abajo con mis gorgoritos, ni cuando he hecho el ridículo delante de una audiencia considerable. Lo recuerdo como si fuera ayer; en menudo berenjenal me metió mi madre…y todo por un regalo gratis.

Sigue leyendo


Cómo son las madres. Las queremos mucho, como la trucha al trucho, y nos dan muchos consejos y muchos besos y blablabla, pero son unas pesadas cuando se trata de comer. Ellas presumen de ser las que mejor nos conocen en el mundo mundial, pero luego se hacen las suecas con nuestros gustos. Insisten e insisten en que comamos cosas que detestamos o como decía una amiga mía: “No es que no me guste esta comida, es que sabe a monstruo.”

¿Qué hay para comer hoy?

Sigue leyendo


Prometo no volver a pensar que lo que hace Penélope está chupao. Prometo no volver a reírme de un Bisbal que no da para más. Y es que, a parte de actuar o cantar, hacen algo más que tiene su aquel: las entrevistas.

Hacer una buena entrevista es complicado, sí, no le quito el mérito al entrevistador o redactor de turno, pero… madre mía que difícil es responder a una entrevista diciendo cosas sensatas, porque chorradas se nos ocurren a todos. A mí a la primera, que soy muy dada a las patochadas. Un don con el que nací, ya ves tú.

Sigue leyendo


¿Sabéis ese rollo de todos los nuevos propósitos que tenemos cuando empezamos septiembre? Sí, eso de que te apuntarás al gimnasio, que comerás más sano o que dejarás de fumar… Sí, efectivamente, esos que nunca se cumplen… Pues bien, yo este año, al reincorporarme a la vida laboral, me planteé dos grandes propósitos: Dedicarme profesionalmente a lo que realmente me realice como persona y recuperar la buena costumbre de leer, de leer mucho.

Sigue leyendo


Los coches y yo nunca nos hemos llevado bien. Soy de las que sufren cuando se adelanta a otro vehículo y de las que entran en tensión por encima de los 90 km/h. Y, sin embargo, hace dos años decidí superar mis miedos y me apunté a la autoescuela… Anda que no, ahí, de cabeza a la autoescuela, arriesgando a tope.  La vida al límite.

Sigue leyendo


Todos nacemos con un don y en un momento u otro acaba apareciendo. De repente un día lo descubrimos y nos damos cuenta de que nacimos para eso. Hay quien tiene un increíble oído musical, quien tiene una facilidad pasmosa para aprender idiomas o quien es un deportista nato… Algunos dones aparecen en nuestra más tierna infancia, pero en otras ocasiones el descubrimiento deviene de un proceso más largo, ya que proviene de otros conocimientos que hemos ido adquiriendo por el camino.

Hasta ahí la teoria. Qué fantástica es la teoría. Y ahora llega la dura realidad: a veces sueñas con tener un don especial que nunca llega. A mí, de pequeña, me hubiera encantado ser una artista -entiéndase por artista sacar un notable en plástica-. Pero no había manera. Se me daba mal todo: dibujar, pintar, crear… Vamos, no me digas, no es normal que la asignatura que todo el mundo aprueba del tirón, yo tuviera siempre un sufi. Raspado. Triste realidad.

Sigue leyendo


Hola Mundo

Me presento rápido porque no os quiero aburrir, que es el primer día y no es plan de que mate de sopor al primero que pase por aquí 😉

Me llamo Marta, aunque podía haberme llamado Rebeca o Margarita, según mis padres. Y menos mal que tuvieron a bien elegir nombres normales para la lista final, porque en mi familia se lleva mucho eso de poner nombres extraños, poco oídos y feos, muy feos, ¡qué demonios! La verdad es que no me hubiera hecho mucha gracia llamarme Tarsicia, Estensina o Marciana (prometo y requeteprometo que son nombres verídicos), que no digo yo que no le queden muy bien a quienes los padecen  a quienes así se llaman, pero no están hechos para mí.

Sigue leyendo



A %d blogueros les gusta esto: