Mi padre dice que un tonto hace cientos, si le dan lugar y tiempo…

Archivo de la categoría: De todo un poco

Cuando era pequeña me encantaban las excursiones. Pues vaya novedad, diréis, como a cualquier otra criatura que le gusta librarse del cole y de los deberes por un día. Pues no, que a mí eso de pasarme el día pateando como que no iba conmigo, agotador para mi cuerpo serrano, que como dice mi padre, yo nací cansá. El motivo por el que realmente me gustaban las excursiones era otro bien distinto, grande, calentito y apetitoso: mi bocata de tortilla francesa.

¿Habéis oído hablar de la conexión de ideas? Una persona dice una palabra y automáticamente piensas en una cosa relacionada. Tú dices “verde” y otro contesta “césped”. “Amarillo” y otro contesta “Sol”. Negro, carbón. Paraguas, lluvia. Excursión, tortilla. Esa era mi madre. Excursión, tortilla. No fallaba nunca. Excursión… tortilla.

Bocata de tortilla para ir de excursión

El bocata de tortilla francesa es un clásico entre los clásicos cuando vas de excursión.

Sigue leyendo


Los padres somos muy del refranero popular. Vamos, que levante la mano quien nunca haya padecido en sus carnes aquello de “cómo se nota que sarna con gusto no pica” o el “¡ay, hijo mío! ¡a lo hecho, pecho!” o -y esta es más del tipo de las que solía escuchar yo- “a quien come y canta, juicio le falta”. Pues eso. Para muestra, un botón. Que los padres son muy del refranero popular.

Sigue leyendo


¿Conoces a alguien que lo sepa todo sobre niños? Sí, me refiero a ese tipo de personas que hablan y hablan y hablan sin parar sobre cómo educar a los hijos y cómo comportarse con ellos ante situaciones conflictivas con ese tonito de superioridad de “esto no deberías de hacerlo nunca así porque te va a pasar factura, ya verás, tú niño será un delincuente como sigas así”. Sí, sí, de ese tipo de personas.

Pues ¿sabéis qué es lo que más me llama la atención? Ni el tonito, ni el discurso, ni flautas. A mí lo que me alucina de verdad es que, en un altísimo porcentaje, suelen ser personas que aún no tienen hijos; pero, claro, como están leyendo mucho sobre el tema, o se tragan todos los capítulos de Supernanny, o como tienen primos lejanos pequeños, pues ya lo saben todo. Y te dan una lección sobre cómo cuidar o educar a tu hijo, así, sin venir a cuento. Y lo más curioso de todo es que tú, justo antes de ser madre/padre, te sabías la teoría igual de bien.

¿Quién dijo que criar y educar un hijo era sencillo?

Sigue leyendo


Cómo son las madres. Las queremos mucho, como la trucha al trucho, y nos dan muchos consejos y muchos besos y blablabla, pero son unas pesadas cuando se trata de comer. Ellas presumen de ser las que mejor nos conocen en el mundo mundial, pero luego se hacen las suecas con nuestros gustos. Insisten e insisten en que comamos cosas que detestamos o como decía una amiga mía: “No es que no me guste esta comida, es que sabe a monstruo.”

¿Qué hay para comer hoy?

Sigue leyendo


Sé que este post es raro, pero no puedo dejar de escribirlo. Está basado en la purita observación. Os estaréis preguntando que qué es lo que observo, pues…ejem, ahí va:  pirulinas y huevines. En algunas ocasiones las observo por prescripción médica, como cuando al señor Alvin le salieron unas bolas de grasa, y en otras porque, mire donde mire, hay pirulina a la vista.

Sigue leyendo


Me gustan las sonrisas del Pequeño Flanagan y del Señor Alvin. Son geniales. Esas boquitas pequeñas llenas de dientes perfectos, blancos, nuevos… ¿Qué tendrán esas sonrisas que las hacen tan preciosas? Pues, aunque parezca obvio: dientes. Tienen dientes. Muchos dientes.

Sigue leyendo


¿Qué queréis que os diga? Pues que esto de volver al curro y sentirse realizada no va conmigo. A mí lo que me hace sentir realizada es dormir hasta las mil y comer las albóndigas de mi madre. Eso me realiza y me engorda, para qué nos vamos a engañar.

Sigue leyendo


Hoy es domingo, día pre-reincorporación al curro después de disfrutar de una larga excedencia. Y ahora que llega el momento de separarme de mis retoños (ni que me fuera a la guerra, madre) y que sé que les voy a echar de menos, me ha dado por pensar en cosas para ellos, en cosas que les puedan sacar una sonrisa cuando se levanten por la mañana y vean que mamá no está.

Y el otro día, Pinteresteando, me encontré con una idea que simplemente me encantó.  Y estoy segura de que a vosotros/as os va a encantar también.

Sigue leyendo


Si eres mamá de un bebé y sueñas con tus diez minutos de paz, seguro que te han hablado alguna vez de estos columpios tan chulos en los que la mayoría de los bebés disfrutan e, incluso, pueden llegarse a quedar dormidos. Tú sueñas con un momentito de descanso, así que vas y lo compras…

Y entonces llega la hora de estrenarlo. Aquí os digo cómo hacerlo a lo grande. Puestos a estrenarlo, que no se diga 😉

Sigue leyendo



A %d blogueros les gusta esto: