Mi padre dice que un tonto hace cientos, si le dan lugar y tiempo…

Archivo de la categoría: Yo lo vi antes

Hay objetos que desaparecen de nuestras vidas y nadie los echa de menos porque son sustituidos por otros mucho mejores, cuyo nuevo diseño y calidad hacen que nos dé la risa al pensar cómo demonios habíamos podido utilizar semejante cacharro…

Pero para mí hay algunos de esos cacharros que tienen un encanto especial y que me da una pena tremenda que desaparezcan. El primero de estos cacharros es ese teléfono cabezón de los años 70.

Pared llena de telefonos vintage y retro

Sigue leyendo

Anuncios

En la vida vamos tomando muchas decisiones, intentamos alcanzar con ellas la felicidad. Decidimos comenzar una relación con alguien porque nos gusta, decidimos tener hijos porque así nos lo pide el cuerpo… En general, decidimos cómo y cuándo queremos hacer las cosas. En lo personal y en lo laboral. Solo arriesgando se gana. Y de eso, los que juegan a la primitiva, saben un rato. A veces nuestras decisiones acaban en triunfo. Otras muchas, en fracaso. Pero con todas ellas hemos aprendido algo. Y es con eso con lo que nos tenemos que quedar.

Sigue leyendo


Había una vez una muñeca muy rubia, pero que muy muy rubia, que se hizo muy famosa, pero que muy muy famosa. Hoy, la protagonista de Un Tonto Hace Cientos, como bien sabrás, es… ¡la Barbie! La muñeca que toda niña deseaba tener. El Regalo de Reyes que seguro que ha caído en más de una casa y más de dos…

Barbie la muñeca más deseada de la infancia

Miles de modelos de todos los gustos para vestir y desvestir a la muñeca de las muñecas.

La primera vez que tuve una Barbie en mis manos yo era muy pequeña y, claro, me encontraba en una edad experimental. Me gustaba trastear con todo,  manosear plastilina,  recortar papeles… y la Barbie no valía para mis juegos, así que era muy normal que no acabara de encontrarle la gracia. Hasta que se la encontré, vaya que si se la encontré. La pena es que la diversión no me duró mucho tiempo. Sigue leyendo


¿A quién le gusta mojarse los pies un día de lluvia? A nadie. ¿A quién le gusta llegar con el pantalón mojado hasta las rodillas? Pues a nadie. Si es que parece lógico, porque lo es. Y, sin embargo, durante un tiempo (mucho) las botas de agua desaparecieron de nuestras vidas, al menos de la mía.

Recuerdo que de pequeña las llevaba puestas con ilusión de camino al cole y, una vez allí, a salvo de los charcos, mi madre me plantaba unos zapatos bien sequitos con los que pasar el resto del día. Pies secos, mocos fuera de nuestras vidas, debía de pensar mi madre. Qué sabía.

botas de agua marca Havaianas

¡Ay esas botas de agua moradas!

Sigue leyendo


Hoy es domingo, día pre-reincorporación al curro después de disfrutar de una larga excedencia. Y ahora que llega el momento de separarme de mis retoños (ni que me fuera a la guerra, madre) y que sé que les voy a echar de menos, me ha dado por pensar en cosas para ellos, en cosas que les puedan sacar una sonrisa cuando se levanten por la mañana y vean que mamá no está.

Y el otro día, Pinteresteando, me encontré con una idea que simplemente me encantó.  Y estoy segura de que a vosotros/as os va a encantar también.

Sigue leyendo



A %d blogueros les gusta esto: